Machaq Mara, una tradición viva

El 21 de junio se celebró el Año Nuevo para las distintas comunidades del Hemisferio Sur, y nuestro colegio no estuvo ajeno a esta conmemoración.

El Willka kuti –o regreso del sol– es celebrado el 21 de junio de cada año, coincidiendo con el solsticio de invierno, el cual es considerado por los pueblos indígenas como un renacer, donde la naturaleza se renueva. Ha finalizado la época de cosecha y el descanso necesario de la tierra, y ésta última ya está preparada para su nuevo tiempo de fertilidad. 

Se acerca la siembra. Pronto, los brotes emergen desde la tierra, los animales cambiarán su pelaje y el agua de los ríos se nutrirá de lluvias y deshielos. Este momento es visualizado como el tiempo en que “el sol emprende su camino de regreso” a la Tierra. Retorna la luz y, con ella, la vida en todo su esplendor.

Pero no sólo la naturaleza se renueva, también los seres humanos, porque somos parte de ella. Los pueblos indígenas establecen con la pacha relaciones de reciprocidad. En ese sentido, la comunidad educativa del Colegio Sagrado Corazón de Jesús se ha sumado a esta celebración y a los agradecimientos a nuestra generosa Pachamama.

Una tradición viva

Este tiempo de armonía y encuentro cósmico que abraza con fuerza a los pueblos andinos marca el momento para celebrar un nuevo ciclo del Tata Willka 5529, en el cual se pide a la Madre Tierra por la lluvia y la cosecha, para que este nuevo año sea próspero en agricultura y ganadería.

En esa línea, la encargada de presidir la ceremonia ancestral de la Pawa fue la profesora de Lengua Indígena del colegio, Marianela Mamani, quien indicó que “la Pawa es una ceremonia en la que las personas, de manera dual, hombre y mujer, agradecen por todo lo que les ha brindado la Madre Tierra y solicitan protección a sus deidades, dioses o ancestros para que los protejan y ayuden en todo lo venidero”.

 

Como es una ceremonia y conmemoración de pueblos originarios, existen diversas formas de celebración: por ejemplo, en Argentina se realizan varios rituales porque los pueblos celebran los nuevos ciclos de la Madre Tierra. En Chile, los mapuche conmemoran el We Tripantu, que significa “nueva salida del Sol y la Luna”; y en el norte de Chile, las comunidades aymaras lo hacen con el Machaq Mara, que significa “Retorno del Sol”.

“Esta es una ceremonia que esperamos no muera, que se mantenga vigente y sea considerada como una tradición viva. Porque el Machaq Mara no solo es un momento, es una forma y estilo de vida, es el pensamiento y la ideología de las comunidades ancestrales de Chile”, señaló Nicole López, jefa del Departamento de Lenguaje.